Deja a quien se está muriendo, y acude a la que está pariendo.


Deja a quien se está muriendo, y acude a la que está pariendo.
Porque, en buena deontología médica, la vida que nace merece más estima que aquella que declina.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.